close
Sports

Te dieron otra oportunidad, no falles

oportunidad

Por Antonio Ibarra Monsalvo 

Los que han tenido la oportunidad de conocerme saben que siempre he tenido corazón de condominio, principalmente, en cuanto a fútbol se refiere. Y, saber que vas de titular ante el acérrimo rival, despertó en mí la bellísima ilusión que vuelvas a volar sin cadenas y roces de nuevo la gloria de la titularidad.

Las primeras estelas que tengo de ti en el América se remontan a los vibrantes juegos contra Pumas, donde nos dejaste ver la envergadura con la que estás hecho y el lindo vínculo que tienes con la pelota; nos mostraste la sedosa manera con la que conduces el balón por todo del terreno de juego a través de tu zancada flotante, así como la maravillosa pericia que tienes para generar goles con la cabeza de forma deliciosa. Provocaste que se me enchinara el cuero al ver cómo tomabas el esférico, te quitabas a cuanto pelao se te pusiera enfrente y te acercabas al marco rival para definir de manera suculenta.

Tu apodo te lo ganaste, precisamente, en los juegos contra Pumas, ahí pintaste tus mejores lienzos. Siempre recordaré aquel episodio en mítico Estadio Azteca, donde te convertiste en héroe cobrando descaradamente un penal al estilo Panenka con el que nos diste el triunfo e infringiste un dolor descomunal en toda la afición universitaria que se encontraba ahí, los dejaste callados y con la mirada baja, ni más ni menos.

Como todo futbolista –y ser humano– has tenido tus deslices; no pretendo juzgarte, no podría, pero, tus lesiones, las constantes indisciplinas que has protagonizado por la elevada moral que te cargas, así como la notable caída en tu nivel de juego, provocaron que Miguel te deje en el banquillo los noventa minutos, cosa que verdaderamente me lastima porque llegaste con todos los diplomas para convertirte el nuevo diez azulcrema, al grado que llegaron a compararte con tu paisano Cabañas, incluso, con él último ídolo americanista, Cuauhtémoc Blanco.

En mi pueblo dicen que el tren pasa solo una vez; afortunadamente, para ti, pasará el próximo domingo al medio día y, lo mejor, va con dirección hacia Ciudad Universitaria, para que tengas la oportunidad de subirte en él, demuestres que eres capaz de comandar al ejercito azulcrema y, de tu mano, nuevamente nos lleves a la victoria que tanto anhelamos los americanistas.

Cecilio, cada vez que te veo saltar a la cancha haces que tiemble mi alma, quiero la oportunidad que este clásico sea nuestro, quiero que vuelvas a ocupar las portadas de los principales periódicos, quiero que te vuelvan a llamar Cecigol.

read more
El Distractor

Otra vez la Línea B

Línea

Por Antonio Ibarra Monsalvo

“Venía escuchando música, venía relajado; luego vi que comenzaron a echar bronca, uno se calentó, sacó la pistola y le dio en la cabeza”, me dice una persona que presenció la trifulca protagonizada la noche de ayer en la estación Romero Rubio de la destartalada Línea B del Metro.

Escuchar las palabras del testigo me provocó nausea, también rabia. La violencia y la brutalidad nuevamente se apoderaron de los vagones de este desvencijado sistema de transporte: un hombre fue baleado en la cabeza luego de sostener una riña con otros tres sujetos. Los agresores, como siempre, se dieron a la fuga sin que las autoridades hicieran algo al respecto.

Cuando suceden hechos como el que les acabo de narrar, son varios los sentimientos que me invaden: impotencia y miedo, sobre todo, miedo, ese que me congela y me pone a pensar en cómo fue que llegamos hasta este punto de barbarie. Lo anterior, lo comento porque son innumerables los casos de locos que abordan los vagones para robar, golpear, amedrentar, acosar y disparar de la manera más cobarde a una persona con una pistola.

Lamentablemente, la Línea B se ha dado a conocer por estos desvergonzados incidentes: tan solo en este 2017, al menos tres atracos con violencia fueron reportados en los meses de julio, septiembre y noviembre. Sin embargo, las denuncias no proceden por falta de elementos, bueno, esto es lo que dicen las autoridades –qué ironía, qué impunidad, ¿no les parece? ­

Ahí están los hechos, cotidianos, sobre una situación que está persiguiendo y lastimando a miles de usuarios que a diario abordamos los trenes de esta nauseabunda Línea ¿Alguien atenderá esta grave realidad? ¿O todo quedará como siempre, impune?

Nota: le mando un enorme abrazo a Vicky por la entereza que ha demostrado siempre.

read more
1 2 3 18
Page 1 of 18